8 ¿FRACASÓ LA REPÚBLICA?

lectura: 9’
dificultad: alta
interés: alto

Hemos visto las expectativas que acompañaron al advenimiento de la República, la España que heredó y el escenario internacional. También cómo se organizó y los errores en su defectuosa Arquitectura constitucional.
Sabemos de su dramático final. Poco más. El tema desata pasiones y la II República se refugia en sus mitos protectores.
Lo repito, ¿por qué fracasó La República?
Veamos en detalle.

FRACASÓ EL ESTADO
Que la República fracasó es evidente. Otra cosa es que se quiera enmascarar el fracaso en la teoría de la conspiración; con la sublevación militar o en la falta de apoyos internacionales.
En cualquier caso, fracasaron sus políticas?, fracasaron sus gobiernos?
Cuando en mayo de 1936 accede, como accede, el gobierno del Frente Popular ya se había perdido el consenso constitucional y la estabilidad social. La opción revolucionaria (que implicó la muerte definitiva del proyecto republicano) buscó agarrarse a un clavo ardiendo, con trampa. La euforia por una URSS que arrasaría al capitalismo era el imaginario dominante y de paso les aseguraba el poder.
Por otra parte la sublevación militar, si bien al principio fue utilizada para dar una sensación de revancha (a por ellos!) y unidad, conforme aumentó la dinámica militar y absorbía más recursos, se convirtió en una losa. La única opción plausible fue la que se siguió: prolongar la guerra conforme a los intereses geoestratégicos de la Unión Soviética.
La Republica ya no era recuperable. No quedaban instituciones del Estado y la poca (y meritoria) Administración Local que funcionaba era testimonial y estaba tomada por los comités y milicias populares.

TODOS LOS FRACASOS SON UNO SOLO
Varios elementos dieron al traste, desde su arranque, con esa República ideada, de fugaces destellos.
A continuación repasamos la lista de condicionantes, de obstáculos que, a nuestro criterio, no pudo superar.

1. LAS PROFUNDAS DIFERENCIAS RESPECTO AL PROYECTO REPUBLICANO
Las profundas y variadas diferencias entre los diversos grupos dieron lugar a continuos recelos, envenenando la vida política, sin perjuicio de que bajo mano se mantuviesen contactos, o se llegase a acuerdos políticos o existiesen relaciones personales significativas.
Dentro de los partidos obreros hubo sectores que se integraron en la República únicamente de forma simbólica y otros que acataron la Constitución según circunstancias. A raíz de la ruptura en 1937 del Frente Popular con la Derecha –al considerarla fascista- se mantuvieron contactos personales oficiosos entre Prieto y Gil Robles.
Esta dualidad, estas corrientes de superficie sobre otras subterráneas, fue constante. Por eso hay que coger con pinzas los testimonios parciales en los artículos de historia o en la Wikipedia.
El constructo “enemigo político” iba modificándose circunstancialmente: republicanos frente a no republicanos o monárquicos; derecha – izquierda; también los nacionalistas, obreros – capitalistas, meapilas – come curas; fascistas – rojos; cabrón – hijo de puta; terminando en las tapias de los cementerios o en una cuneta.

2. LA ERRÓNEA ARQUITECTURA CONSTITUCIONAL
Como hemos visto, y para evitar salidas de curva, se reconoció al Presidente una capacidad de arbitraje o tutela. Funciones que al no desarrollarse jurídicamente quedaron en una nebulosa. Nebulosa que administró Don Niceto sin limitaciones.
Al usar de forma ordinaria sus facultades su presencia impregnaba la vida política introduciendo un bucle de distorsión en la acción de los gobiernos y en la vida parlamentaria.

3. LA FÉRREA LEY ELECTORAL
Pensando que -mediante unos robustos grupos parlamentarios y la formación de una Mayoría/ Minoría parlamentarias la República dispondría de mayor estabilidad, la Ley Electoral buscó la concentración del voto.
Pero con eso, además de radicalizar (DERECHA/ IZQUIERDA) los resultados electorales, reforzó la tutela presidencial, dado que los resultados que se obtenían en las urnas propiciaban algún ajuste consensuado. Y Don Niceto controlaba.
La Ley dio lugar a una dinámica corporativa (entre partidos) de “armonización” de los resultados electorales. Mediante acuerdos se “pulía” el recuento final para la determinación de la Mayoría. La competencia del escrutinio electoral correspondía a la Mesa de las Cortes, no a los jueces como hoy en día. El mecanismo en sí no era malo pues se hacía con el consenso de los grupos y sin modificar el cuenteo de los votos. Fue anacrónico y a la larga perjudicial.
Al soslayar el desarrollo jurídico del encaje de las Instituciones en el funcionamiento de la república se desvalorizaron los procedimientos democráticos. Los perdedores siempre podían sentirse perjudicados e interpretar que los resultados podían haber sido otros. Que es lo que pasó.

4. LA DEPENDENCIA (EMOCIONAL) DE LOS PARTIDOS DE LA IZQUIERDA OBRERA
Los partidos obreros se encuadran en contexto ideológico de la III Internacional, junto con los anarquistas, en el imaginario característico de la época, lejos pues de cualquier tentación de modernidad. Mantuvo la tradición en la que históricamente se desenvolvió durante el XIX y principios de XX. Por lo tanto su relación con la constitución republicana oscilaba en función de los calentones emocionales de carácter simbólico (situación internacional, ambiente en la calle, grandes acontecimientos… ).
Por eso, como señala Clara Campoamor, la decisión en 1936 del Gobierno republicano de entregar armas a las Milicias Populares (al Pueblo) fue una decisión mal sopesada pues no dejó alternativa al ejército sublevado.
Al poco, la dinámica y el peso de la guerra, junto con los cambios en los escenarios europeos petaron el proyecto republicano.
En septiembre 1936 la república se vincula materialmente a los intereses de la Unión Soviética, pero hacía tiempo que había perdido la referencia interna de la sociedad española y de la legalidad republicana.
La querencia de los partidos de la izquierda obrera (en la dialéctica, en la simbología, en la exaltación) hacia la URSS fue determinante pero no ya no podía ser de otro modo. Al final triunfaron las tesis de los sectores más proclives dentro del PSOE (Largo Caballero) produciéndose una aproximación al PC y a la URSS creyendo en el inmediato triunfo internacional del comunismo.

5. EL ASCENSO DE HITLER Y STALIN AL PRIMER PLANO DEL FRÁGIL ESCENARIO EUROPEO
Cobra importancia la coyuntura internacional derivada del triunfo de la revolución sovietista, en el marco de la III Internacional. Seguida de la ascensión de Hitler y el nazismo en Alemania, con sus agresivas políticas hegemónicas de anexión. Este escenario va a acelerar y subordinar el clima social y político de la República.
Hitler y Stalin, se enfrentarán (y se asociarán) por el dominio de Europa. La precipitación de acontecimientos, de crispación dialéctica primero y la sucesión de hechos de violencia desatada después, junto con la ausencia de contrapesos democráticos a nivel europeo, definirán el periodo.
Y este escenario es el que va a determinar el clima emocional y político de la agonía republicana.

QUINTA PARTE: POR QUÉ COÑO FRACASÓ LA REPÚBLICA? (Qué coño es la UDEF?)
Vale, ante la insistencia no me queda más que responder.
Al no ser capaz de dar solución a los problemas que se le presentaron acabó descarrilando el proyecto histórico, genuino, de la II República española.

Contésteme de una vez, POR QUÉ COÑO FRACASÓ LA REPÚBLICA?
Por las profundas divergencias, de más calado que lo que se quiso ver, entre los grupos que constituían el cogollo republicano. Las diferencias sobre los fines, las reformas o las urgencias se suplían con fervientes adhesiones.
Por valorar erróneamente las soluciones que aplicó a los graves problemas que heredó. Creyó que sus actuaciones tendrían el resultado más favorable. Y porque las reformas se hicieron de golpe y forma tosca, mostrando escasa inteligencia.
Por obviar el desarrollo jurídico del edificio constitucional, posiblemente para no encarar las profundas diferencias entre los partidos y dentro de los mismos. Se suplió con una tutela presidencial que a la larga lo complicó todo.
Por acabar asimilando los espacios simbólicos (el imaginario, la retórica revolucionaria, emocional… ) de los partidos obreros. Se produjo el mestizaje cultural inverso.
Por las condiciones internacionales que fueron muy difíciles, y más con la torpeza exhibida por los republicanos.
Por la subordinación, en este contexto, a la URSS, lo que le supuso el abrazo del oso.


Interesante entrevista en EL MUNDO (22.03.16)  al historiador norteamericano Stanley Payne


Y por último, mis notas más cansinas sobre este apasionante y controvertido periodo:

9 MI REPÚBLICA CLICAR AQUÍ (7 minutos)

Esperamos que estas notas te hayan servido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.