lectura: 4’
dificultad: alta
interés: alto

De diciembre de 1935 a marzo de 1936, a raíz de la dimisión de Chapaprieta y convocatoria de elecciones por Don Niceto, el ambiente político, enrarecido y radicalizado, se desplazará a la calle.

Las elecciones se hicieron, en un clima desbordado e intimidatorio, terminando en la atribución precipitada, por la Mesa de las Cortes, de la Mayoría parlamentaria al Frente Popular (antes de la segunda vuelta y de constituirse la nueva Cámara). 

Partidos que integran el Frente Popular: Partido Socialista Obrero Español, Izquierda Republicana, Unión Republicana, Partido Comunista de España, Partido Sindicalista, POUM, Partido Galeguista. Con el apoyo de la CNT- FAI y el Partido Radical Socialista.
En Cataluña se constituye el Front d’Esquerres.

La campaña fue especialmente dura en aquellos lugares en los que se disputaban votos decisivos. Los piquetes, o los enviados de Gobierno Civil se emplearon a fondo para afinar los resultados.

Se declaró el Estado de Alarma y dado el cariz de la situación varios gobernadores civiles se fueron, literalmente, a sus casas; con lo que aumentó el ambiente de inseguridad y manipulación.

Antes de conocerse los resultados de la primera vuelta (16.02.36), el presidente del gobierno puesto por Don Nice, Portela Valladares, renunció (irrevocablemente) y se marchó también a su casa.


El 16 de febrero de 1936, nada más hacerse públicos los resultados electorales, la dirigente comunista Dolores Ibarruri “La Pasionaria” se presentó en la Cárcel de Oviedo, en la que se encontraban presos socialistas por su participaron en la sublevación de octubre de 1935. El Director estaba huido y la Pasionaria, que entró en la prisión con milicianos armados, liberó a los presos al grito de “¡Camaradas, sois libres!


A partir de abril hasta la sublevación militar en julio de 1936, presidiendo la República Don Manuel Azaña, en el Parlamento, la mayoría de escaños se atribuyeron al Frente Popular

La vida política en el parlamento y en los medios de comunicación (periódicos, boletines, asociaciones, etc…) mantendrá su vigor, pero las fuerzas políticas disputarán la hegemonía de la calle, en donde se hará notar la agitación y los enfrentamientos.

La responsabilidad del orden y la seguridad corresponde al Gobierno; pero el protagonismo lo monopoliza las organizaciones de la Izquierda obrera -partidos, sindicatos, Milicias Populares y comités-, quienes acaparan la presencia en las calles, cada uno conforme a sus pulsiones.

Y aquí la historia irá por barrios (sobre el clima social del periodo y más detalles remito al lector (o lectora) a la abundante documentación existente).

La actividad de los partidos de izquierda cívica (personificada en sus líderes principales; IzquierdaRepublicana (Azaña), UniónRepublicana (Martínez Barrio)… se opacará significativamente.

La Derecha mantendrá a duras penas su presencia en el Parlamento y en sus medios de comunicación. Gil Robles (CEDA) ostenta el status de Jefe de la Oposición, compartiendo presencia con José Calvo Sotelo (RENOVACION ESPAÑOLA). Sin visualización en la calle.

El 13 de julio de 1937 un grupo de socialistas, vestidos como guardias de asalto, secuestra y mata al jefe del partido de derechas, Renovación Española, Don José Calvo Sotelo. Esta muerte anima a posicionarse a favor del golpe militar en marcha a los que estaban indecisos.


Iniciada la rebelión militar el 18 de julio de 1936, se extingue la actividad parlamentaria y la calle se convierte en el escenario exclusivo.

El 18 de julio de 1936, en aquellos lugares en donde no triunfa el alzamiento militar, el gobierno de Azaña ordena la entrega de armas a las milicias populares de los sindicatos socialistas y anarquistas.

Se impone la censura de los medios de comunicación y solamente continuarán activos  los vinculados a las organizaciones obreras.

Desaparece la actividad de los partidos políticos en el arco que va desde la Derecha hasta el Centro Izquierda. Alguna personalidad de centro izquierda tendrá protagonismo, pero fuera de la actividad institucional del partido. 


El 7 de Abril de 1937 Don Nice, con la práctica unanimidad de los partidos, es destituido como Presidente de La República, lo que aprovechó para irse de crucero a Noruega y no volver más. Le sustituirá Don Manuel Azaña.


Y a continuación…

7 LA REVOLUCION CLICAR AQUÍ (4 minutos)
8 ¿FRACASÓ LA REPÚBLICA? CLICAR AQUÍ (9 minutos)
9 MI REPÚBLICA CLICAR AQUÍ (7 minutos)

No te los pierdas!