TALLER DE ESCRITURAS

9.- McAitana – 16.09.21
EL GÉNERO DE AVENTURAS, 1ª PARTE

En casa, con nosotras y mi mamá; y en el trabajo, en la calle Mayor con Don Cosme (el farmacéutico) y con Otero (Embutidos y Legumbres El Berciano, de la plaza San Martín); mi papá (Novedades Vallelargo), hablaba de Aitana.

– la chica está mal asesorada. Vale más que Rosalía, pero ahora, con el anuncio de McDonals la han engañado.

Don Cosme y Otero le escuchaban en silencio. El haberse dedicado a vender trajes de primera comunión (ahora, fiestas de 15 años), le otorgaba una autoridad indiscutible en temas juveniles. ¡Y no digamos nada de cuando vendía trajes para novias!

(dicen, que es una mentirosa, malvada y peligroosaaa, que laa detengan…)

– Pues eso, vende el amor de sus fans como una fur-zia -y resaltaba lo de, fur-zia-. Yo tengo, creo y considero, capacidad personal suficiente para opinar que ha hundido su carrera.
Pero eso no quita, para que sentencie ante Uds, que esa campaña que tiene tan poca gracia, no tenga mejor solución y remedio. ¡Desdichada!

Total, que cuando cerraba la tienda, continuaba así en la casa. Nosotras comprendíamos a nuestro papá, pero preferíamos a Rosalía, sin decírselo. Su último, Linda, arrasaba en básica.

Y mi mamá era quien templaba, en silencio, los ánimos.

– ¡Ay, si Aitana tuviese un buen manager!, y se trabajase, como Rosalía, el mercado latino. ¡Y en españoool! -continuaba enfático mi papá-.

– ¿véis cómo caga más un buey que 100 golondrinos, eh? ¡prepárense, peladillas y pelargones, ja, ja, ja….!

Mi mamá lo miraba callada, mientras nos ponía la comida. El negocio no tiraba en los últimos años pero tampoco era grave, la vida no era cara en aquella ciudad castellana. Pienso que la preocupación de mi papá y de mi mamá estaba en nosotras, en nuestro futuro.

Pero a mí y a mi hermana, eso no nos importaba. Mañana empezaban las fiestas de San Severino y de madrugada nos recogía un blablacar que nos dejaría en Marsella. Queríamos shippear con unos chicos que conocíamos por IG. Luego, ya veríamos: era nuestra vida.


TAREA PARA CASA: de una noticia en el periódico transformarlo en un relato de aventuras, pero la noticia no es una aventura.


8.- DE UN MOMENTO A OTRO – 25.07.21
RELATO CONDICIONADO POR EL CAMPO DE VISIÓN

Detrás de las cortinas yo podía ver parte del despacho.
De repente la estrecha rendija se iluminó y a continuación oí que la puerta se abría… luego, unas pisadas… Tudela estaba en la habitación.

Aunque no le podía ver, yo sentía el fuerte olor a colonia cara, su oronda flacidez, el continuo balanceo de su cuerpo sobre las piernas…
Y, al mismo tiempo que me llegaba su respiración entrecortada, yo rezaba: no tiembles… mantén la calma…

Tudela, forzando la voz, empezó a hablar:
– Armando, no tenemos tiempo. Lo has estropeado todo. Pudo haber sido una buena historia y, mira por donde, le contaste a Susana mis, digámoslo así, operaciones… ¡un caballero necio…!
– En cierto modo, tú tienes la culpa de que la matase, no me has dejado otra opción.
– Y ahora, vengo a por ti; lo supiste en cuanto avisaste a la policía…
(dio un hipido, pero inmediatamente recuperó el control),
– Has arruinado mi vida.

A la par que percibía la voz aproximarse, yo sentía que iba a explotar. En mi estrecho margen de visión apareció, primero un cañón gris acerado; a continuación su mano regordeta empuñando la Luger 45 y el anillo de brillantes; luego, los almidonados puños de su camisa con los gemelos de oro.

Tudela se mantenía equidistante de las cortinas que tapaban los tres balcones. Oscilaba indeciso, intentando adivinar en cual me encontraba.

– No voy a cometer el error de acercarme. En distancias cortas me superas. Por eso llevo tres balas en el cargador: dos balas dum- dum para tí. La tercera es la mía.
Y Tudela empezó un breve lamento sobre cómo se equivocó conmigo; que pensó en hacerme su socio, y que antes de que le detuviese la policía se quitaría la vida, pero primero me reventaría con las dum – dum, etc…
Le caigo muy bien, sí, sí… -pensé- pero primero tengo que salir de esta…

Prosiguió, desconfiado:
– Ahora, cuando te llame el comisario serás hombre muerto…

Se empezó a oír una sirena de un coche y acertó, porque el timbre de mi celular empezó a sonar indiferente tras la cortina.

BANG!!, BANG!!, los oídos me estallaron.
Un último BANG!!, y un ruido como si un fardo reventado se desplomase.
Aparté las cortinas y salí pitando (por los tímpanos). Pasé por encima del cuerpo mutilado. Lo primero: recogí mi iphone bajo la cortina desgarrada del balcón de al lado. Los dos estábamos intactos.

La sirena ya sonaba muy cerca pero yo me iría por el embarcadero para no cruzarme con el comisario.

Al salir, me tropecé otra vez con el muerto en el suelo. La cara destrozada de Tudela me dió asco; pero el impactante Hublot Big Bang Diamon de su muñeca, la sortija de diamantes y un puñado de billetes, me enamoraron.

Yo me lo metí todo en el bolsillo y me las piré.


TAREA PARA CASA: escribe un relato de veinte o veinticinco líneas máximo, en el que a cada obertura le corresponde un color de lente.

1―ojo de una cerradura      lente: azul (sentimiento: sereno,tierno, tranquilo)

2―el cristal del horno          lente: roja (sentimiento: pasión, energía, ardor)

3―un agujero en la pared   lente: violeta (sentimiento: poder, lujo, realeza)

4―a través de una cortina  lente: verde (sentimiento: envidia, celos, desconfianza)


7.- EL CONFORMISTA – 20.07.21
EL ESPACIO Y EL TIEMPO

Las olas se deshacían al alcanzar la orilla. Era por la tarde y la playa y el sol carecían de fuerza. Tampoco se veía a nadie. El conjunto -las hamacas tiradas en la arena, el balneario a contraluz, y los árboles, en el sendero hacia la carretera- tenía una sensación solemne y extraña. Por la soledad. Por el silencio. Por la absurda sensación de placidez.

Montado en el caballo pude distinguir el cenador acristalado que se adentraba en el mar, y en el que tanta veces había estado el año pasado con Julia. Era lo único que advertía de la destrucción: en las ventanas faltaban cristales, y el remate del pabellón estaba roto. Pero, desde la distancia no se notaba. Mandé parar.

Julia me proponía, en aquellas tardes de apariencia ordenada -que nos permitían disimular, delante de nuestros padres, noches extenuantes– dejar la fábrica de botones y montar juntos el despacho de abogados.

La mirada se le iluminaba mientras nuestras manos jugaban. El sudor y la excitación dejaban en su piel un brillo de deseo.

– y en Turín, y en Milán, están abriendo empresas nuevas, con cosas modernas… ¡automóviles! Buscan como locos a abogados jóvenes. Podemos montar el despacho; tendrá éxito. Y te dedicarás a lo que te apasiona; en lugar de quedarte a la sombra de tu padre, en un negocio que está muerto.

– …¿qué me dices… ? –me preguntaba, mirándome expectante a los ojos, con la respiración entrecortada…

Antes de ordenar bajar de los caballos, envié a dos hombres a inspeccionar el edificio. Podía acercarme al pueblo y averiguar a dónde se había marchado. Me aflojé la guerrera:

– dejar los caballos con agua y pienso y luego buscar en el balneario dónde acomodaros. Seguro que os va a gustar. Me encontraréis en el cenador, aquel, el de la orilla. Hoy no saldré.


TAREA PARA CASA: ESCRIBIR UN TEXTO A TRAVÉS DEL CUAL SE VEA LA PSICOLOGÍA DEL PERSONAJE. TENEMOS QUE INTENTAR CAPTAR LAS RESONANCIAS QUE PROVOQUEN EL ESPACIO EN NUESTRO PERSONAJE, SEGÚN SU MIRADA Y LOS SENTIMIENTOS QUE TENGA EN ESE MOMENTO. (AL AZAR LOS ALUMNOS ELEGIRÁN UN PAPEL EN EL QUE HABRÁ ESCRITO EL TIPO DE PERSONAJE QUE LE CORRESPONDERÁ DESCRIBIR A TRAVÉS DEL ESPACIO. EL IDEALISTA, EL CONFORMISTA, EL DEPRIMIDO, EL QUE TIENE RABIA, EL LUCHADOR…).

Un conformista/ una playa