MI QUERIDA AUTONOMÍA (13.05.2019)

2. LOS AÑOS DEL CAMBIO

En su último período, afloraron nuevas tensiones y conflictos.

El régimen, rígido, censor y centralista, era consciente de su incapacidad para liderar las demandas realizadas por unas generaciones ajenas a sus mitos fundacionales. O para interlocutar en una sociedad cada vez más abierta y diversificada.

Además, el terrorismo de ETA, golpeando a toda la sociedad, lo sangraba. El franquismo, carente de respaldo democrático veíase acorralado ante la opinión pública y el exterior.

Al mismo tiempo aumentaba la contestación en la calle, exigiendo apertura política y mayores libertades.

Por último, los nacionalismos, aletargados en el período, empezaron a removerse y reagruparse. Las burguesías catalana y vasca buscaban reposicionarse cara a los tiempos que se avecinaban. Jugaba a su favor la ignorancia política o histórica de las nuevas generaciones. El franquismo carecía de discurso.


Al fallecer el dictador en 1975, los representantes del régimen junto a los sectores franquistas y antifranquistas, acordaron su autodisolución y el reconocimiento de los partidos políticos. La Transición ponía nombre al proceso que se plasmaría en torno a la monarquía parlamentaria y la CE 78.

Esta solución, claramente positivista, contó con el respaldo decidido de Alemania y su poderosa socialdemocracia.
El horizonte internacional apuntaba a una futura integración europea en la que Alemania tendría un papel relevante.

Se trataba de una circunstancia histórica, pues la II República había malgastado su oportunidad. Se enredó en lo simbólico descuidando lo jurídico, en una coyuntura internacional muy complicada. Con el resultado del rechazo social.

Por primera vez se daban las condiciones (continuidad, estabilidad…) para un montar un proyecto político que abordase los elementos que históricamente venían dividiendo y enfrentando a los españoles, en un complejo sistema de representación territorial, que se pensó como elemento de articulación; y capaz de satisfacer a todos.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.