MI QUERIDA AUTONOMÍA (13.05.2019)

3. LA TRANSICIÓN

El abrazo de reconciliación entre todos los sectores sociales, franquistas o no, abría ilusionantes expectativas para satisfacer los sueños personales… y las fantasías colectivas.

La Transición, un engaño político envuelto en una ensoñación. Pasionaria y Adolfo Suárez.

A diferencia con la película de Berlanga, aquí el dinero no es americano. El dinero lo irá poniendo, abundante y barato, Alemania. El marco previsto será el de la Unión Europea.


Y el 15 de junio de 1977, tras 41 años de dictadura, tuvieron lugar las primeras elecciones democráticas. Elecciones a Cortes Constituyentes para poner las bases al proceso de reforma política, con la redacción de una Constitución, que finalmente vio la luz el 31 de octubre de 1978.


La constitución republicana

En 43 años España no había tenido una constitución democrática; la última, la de 1931, la de la República. (leer…)


1978, la Constitución

Con la Constitución de 1978 culmina el proceso de La Transición.

Existían dos consensos muy claros. Por una parte el deseo y la voluntad de organizarse democráticamente. Y por otra, la consciencia de conservar la estabilidad alcanzada con el franquismo.

Visto a través del tiempo, se asumieron decisiones muy difíciles, sorteando acusaciones y recelos mutuos. Y sin acallar las discrepancias, que las habían. Una voluntad colectiva, irrepetible.


La constitución de 1978 es un texto abierto, dinámico; de enunciados generales y declaraciones de principios. Con prolijo articulado, preñado de subordinadas, polisemias y utilización de ambigüedad consciente.

En él (…leer) se establecen y definen los poderes canónicos (Ejecutivo -con la Administración General del Estado-, Legislativo y Judicial). Además, introduce un cuarto argumento, exclusivamente de carácter territorial, en la definición de la «función de poder» del Estado: las autonomías.

Las Autonomías son Estado y no dependen jerárquicamente del resto de poderes (ejecutivo, legislativo o judicial). Y a las Cortes legislativas no les corresponde su control ni coordinación.

Una vez enumeradas las instituciones del Reino de España, la organización territorial y los derechos ciudadanos -partiendo de unos principios generales de relación entre todos-, deriva hacia el Tribunal Constitucional las discrepancias que podrán aparecer.

Y dejará para más adelante la concreción y armonización del conjunto.


un texto ambiguo y con lagunas

El texto aprobado, además de ingenuo, contenía varios sesgos, que darían lugar a la aparición de grietas en el edificio del Estado. Las tensiones entre el poder (central del) estado y las periferias nacionalistas alcanzarán, con el tiempo, niveles no soportables. Y se hizo evidente que el Estado era incapaz de darles cauce, en gran parte, por la ambigüedad del texto constitucional.


La proclamación de la República provocó la caída de la monarquía, en unas circunstancias históricas complicadas. Por eso su Constitución -muy compacta, consciente de las dificultades- proclamó un Estado dispuesto a todos los reconocimientos democráticos, pero con enormes cautelas. Se reservó a las Cortes el núcleo del poder político; y se encomendó al Presidente de La República la tutela del proyecto.


La CE78, por contra, diseñará la estructura del Estado sin prever la proyección de su puesta en práctica. Si bien partíamos de un largo período estable -lo que, en cierto modo, explicaría esa despreocupación-, incurre en serias faltas de previsión:

a) inicia la negociacion simultánea de los 17 nuevos proyectos autonómicos.

b) sin una clara delimitación de las partes.
En 1931 los diputados por Cataluña no participarían en la redacción de L’Estatut de Núria, que luego votarán en Las Cortes republicanas.
En el 78, los diputados nacionales intervendrían en la negociación estatutaria. Más tarde votarán esos estatutos como representantes de la soberanía nacional. Es el sistema de la Eurovisión.

c) el proceso negociador no tiene límite temporal. A día de hoy, sigue abierto.

d) no se preservan las competencias del (Poder Central del) Estado respecto de las autonómicas.

e) las competencias autonómicas son exclusivamente el resultado de una negociación política. Sin tener en cuenta factores como la población, la suficiencia económica, la voluntad política o el interés general

f) el traspaso de competencias a las autonomías no conlleva estrés fiscal; van acompañadas de dotación económica.

MAPA AUTONÓMICO

¡A partir de aquí comenzará a rodar, a extenderse y tomar cuerpo la imprevisible maquinaria del Allien autonómico!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.